12.9.06

Pan y Circo
Juan Carlos Domínguez

Rosarito: Pueblo chico, infierno grande. En el quinto municipio el clima se ha tornado raro, denso. Hay una dinámica extraña donde funcionarios panistas encarcelan a reporteros (o por lo menos les dan su paseadita en patrulla), narcos descabezan a policías, jóvenes altaneros circulan endemoniadamente con sus autos, se abren negocios extraños, han llegado muchos sinaloenses, en fin… Al margen de los hechos evidentes, la vibra que se siente es extraña por sí misma. Son varios lo que me han dicho: De repente es tenso el ambiente de Rosarito y lo que uno quiere es dejarlo atrás cuando una salida hacia la costa obliga el paso por ese municipio.

Y sin embargo Rosarito pudiera recobrar la dinámica lúdica, de esparcimiento, más allá de ser la extensión de la Avenida Revolución en la que se convierte para gusto más que nada de los gringos y pochos. Un ejemplo de ello fue el sábado pasado, cuando en un evento en plena calle frente al Festival Plaza, los herederos de Compay Segundo cantaron durante dos horas, en un ambiente celebrativo como el que más; en el que de forma espontánea se reunieron como 500 personas, casi todas tijuanenses, con sus familias, sus hijos, los amigos; muchos bailando, con consumo de alcohol en la calle sin que por ello sucediera desmán alguno. La prestigiada agrupación cubana (los gringos despistados que pasaban ni se imaginaban quién tocaba), pero también los mismos tijuanenses recuperando sus espacios, hicieron de aquello una jornada regocijante.

Las porras para el alcalde de Rosarito, Antonio Macías, fue lo que llamó la atención. En la presentación hubo mucho agradecimiento por su labor para realizar el evento de Compay (del que hasta la Casa de la Cultura sacó provecho) y loas a su disponibilidad para la cultura. Promete el edil que es capaz de traer a las playas rosaritenses lo mismo al escritor Gabriel García Márquez que a Shakira. Tuvo aquello pues, su tonillo político. Nomás faltó que le gritarán ¡sí se puede… sí se puede…! El alcalde algo quiere.

El Peje sigue inspirando toda suerte de eventos. Muchos de ellos como causas nobles. Como el de "López Obra Rock" (qué ingenio), concierto roquero en el Multikulti en el cual se pretendía reunir comestibles para los simpatizantes izquierdosos que hacen plantón en el IFE. El precio de entrada consistía sólo en la donación de alguna lata de comida. Pero el público no llegó. Y lo peor, los principales grupos musicales programados, tampoco. Dicen que se rockstarearon. Por otro lado, los campamentos pejistas se encuentran semidesolados. Así cómo pues.

Mucha poesía este viernes. Dos lecturas colectivas se estarán desarrollando simultáneamente. Una, en el Jardín Caracol del CECUT. Otra, en el bar Dando del Sur. La primera, con un fuerte apoyo institucional y logístico. El otro, a iniciativa casi solitaria de la promotora cultural Aída Méndez. Existe la disponibilidad y participación de mucha gente para ambos eventos. Y lo importante, existen las opciones. En general, estas semanas han sido intensas en eventos culturales y artísticos de todo tipo. ¡Qué bien!

5 comentarios:

Jacinto dijo...

Leo, la mayoría de las ocasiones, esa tu columna. Me late el estilo. Oye, aprovechando el viaje. me interesaría ponerme en contacto con alguien de Zeta que esté haciendo seguimiento del caso Francisco Ortiz Franco. Estoy haciendo cosas para una organización peruana (Instituto Prensa y Sociedad) que se encarga de asuntos relacionados con la libertad de expresión. A ver qué se puede hacer.

Una abrazo.

Jacinto.

Manuel Villegas dijo...

PIDO UNA ACLARACION, POR FAVOR, COMO SINALOENSE.. GRACIAS

Sr. Director
Sr. Juan Carlos Domínguez

Me gustaría que el buen amigo Juan Carlos Domínguez, a quien en lo personal reconozco por su estilo irónico para escribir, esta ocasión hiciera un alto en el camino y reconsiderara sus comentarios.
En su columna de la edición anterior, este joven literato hace referencia a Rosarito, donde según sus deducciones el clima se ha tornado "raro", tan sólo porque los policías "pasean" a reporteros en patrullas (no dice si se refiere a él o algún amigo, pero algo debieron hacer), hay decapitados, jóvenes que manejan a alta velocidad, se abren empresas "extrañas", y "han llegado muchos sinaloenses".
Soy originario, a mucha honra, de la tierra de los once ríos, e ignoro si éste último comentario tiene algo que ver para deducir si en algún Estado, municipio, fraccionamiento, colonia o calle, el clima pueda tornarse raro o denso sólo por la presencia de algún sinaloense o persona en particular.
Ignoro también porqué refiere que se siente una extraña vibra al pasar por Rosarito, cuando en realidad se trata de un sitio muy bello en el cual se pueden pasar bellos momentos, sobre todo en familia, por sus playas, paisajes y servicios, lo que hace que uno regrese pronto.
Este tipo de comentarios, por innecesarios y descriminatorios, se suponía ya no tenían cabida en las páginas del Semanario ZETA desde que Don Jesús Blancornelas era codirector, y no veo razón para leerlos de nuevo.
Hablo por mí y considero que por cientos de sinaloenses que trabajamos en esta entidad que es nuestro hogar adoptivo y ayudamos a engrandecer cada día, así que me gustaría leer como mínimo una disculpa del joven Domínguez, en detrimento a sus comentarios anti sinaloenses.
Gracias, y espero que al colega no le gane el rencor personal ni me retire su amistad, ya que este comentario es para su propio beneficio, de parte de un orgulloso sinaloense a quien le gusta leer cultura y espectáculos.

El Pollo dijo...

...QUE ONDA DOMINGUEZ..!!! YA SABES...PARA QUE NOS MANDES..!!! TUS
NOTAS
AQUI DEL (ARCA DE NEON 102.5 FM...)..OK..!! YA ESTAS..!! ATT... EL
POLLO
( DAVID ALEXANDER )

Anónimo dijo...

Ay Si!
Hasta a mi, me conmueves con eso de mi
“iniciativa casi solitaria”

quien tenga oídos que escuche…

Armando Barreto dijo...

Lo regular: ese tono del periodista al decir "iniciativa casi solitaria de la promotora cultural...", pero hay que entenderlo, un periodista hace sus columnas al vapor, echo la bien rapido, sin ponerse a pensar que es labor de equipo, que no es menos importante que un evento oficioso. Definitivamente, hay que invitarlo a pistear.

Lo bueno: que hay difusión de los eventos, oficiales e dependientes, aunque le faltó más información sobre la presentación de este viernes.