2.10.06

Pan y Circo
Juan Carlos Domínguez

¡Ah cómo nos gusta el arguende a los mexicanos! O somos muy ingenuos o nos gana nuestra naturaleza surrealista, el caso es que mientras haya "pan y circo" al país se lo puede estar llevando el carajo. La entrega de "El Sol de Oro" que esta semana se realizó en Tijuana, anunciado como un evento a nivel nacional, es una prueba de cómo nos inventamos –y cómo nos lo creemos, que es lo más chistoso- un mundo Disney. La mentada entrega, anunciada con alfombra roja para que desfilaran las luminarias, resultó un vil montaje casi escolar. La pasarela no fue más que el tapete rojo ese feo que ponen los de El Mexicano, y las grandes luminarias resultaron cinco o seis actores veteranos y desempleados (algunos ya irreconocibles por las cirugías). Aún así muchos fans y reporteros parecían felices cual si se encontrarán en la antesala de los premios Oscar. Organizada en Tijuana, pero con intenciones de proyección "internacional", la mayoría de los premios fueron entregados a medio elenco de Televisa local, y otros tantos del periódico El Mexicano, coincidentemente patrocinadores del evento. Y que conste, no se cuestiona el mérito de los colegas locales; se señala la particularidad de este tipo de premiaciones. También premiaron a Armando Infante, por ejemplo, otro hijo de Pedro Infante pero que en esta entrega su mayor mérito fue poner en cada mesa dos botellas de tequila de su propia marca. El Círculo Nacional de Periodistas, premió a medio Tijuana: locutores, esotéricos, promotores, bandas sinaloenses, y hasta al alcalde Jorge Hank Rhon y a su esposa. Vaya, hasta los dos desconocidos maestros de ceremonias, se premiaron mutuamente. Ellos mencionaron los méritos para premiar al Presidente Municipal de Tijuana: "… es un digno egresado de la Universidad Anahuác…"; y el de María Elvia: "… ha sido madre de 9 hijos…". Jorge Hank de última hora le hizo caso a su publirelacionista, a la cual le informaron ahí mismo "… el evento es muy chafa… que ni venga el ingeniero…". Mandaron al quite a Miguel Ángel Badiola (que no sabía cómo agradecer, porque ni claro tenía las virtudes que de su jefe estaban premiando) y el alcalde seguramente tuvo que reprimir su entusiasmo por las fiestas y la pasarela al ladito de los artistas.


Qué sagaces son los del Cecut para eso de las declaraciones. Ahora que el Centro Cultural Tijuana retejerá su 24 Aniversario con el "El Festival de Otoño", que se supone es donde se concentra la mejor cartelera de eventos, argumentan que esta vez tendrá un enfoque totalmente local "priorizando la participación de los talentos bajacalifornianos…". Curándose en salud seguramente porque el festejo no resultará tan lucido como otros años, y no resultará tal porque no deja de ser muy sintomático que en la recta final de la actual gestión del Conaculta, y con el proyecto de la Galería Internacional echado a cuestas, lo más seguro es que no tengan ni dinero ni ganas de hacer algo más espectacular. No se menosprecia al talento local, que quede claro, sobre todo mencionando a la Orquesta de Baja California y la Compañía de Danza Minerva Tapia; pero en años pasados el festejo ha incluido exitosas visitas –tanto en la explanada de forma gratuita, como en el Teatro- de gente de la talla de Joaquín Sabina, Cesaria Evora, Pablo Milanes, Celso Piña, Cachao, Oscar Chávez, Diego "El Cigala", etc. La gran estrella anunciada será Hernando Zúñiga, un baladista gris (de un éxito) al que recurren cuando no hay muchos pesos. En la parte editorial, lo mismo, festejarán con la presentación de dos libros editados por el mismo Cecut y que han tenido encajonados desde hace un rato. Será medio tristón el aniversario entonces. Pero más triste es que nuestros funcionarios todavía pretendan envolvernos con discursos sutiles. .

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola Juan Carlos:

Tengo agendada una junta a las 10:30 a.m. Hice mi check list y todo lo tenía bajo control. Estaba listo para entrar a la junta y nadar entre tiburones nuevamente. Revisé mis correos y tenía como 40 nuevos. El primero de la lista fue el tuyo. Tenía una hora para leerlos todos. Leí tu columna de Pan y Zirco. Al final del escrito había un link a tu blog. Entré y leí algunas partes. Me pareció fabuloso eso de tus vísperas navideñas viviendo sólo y desamparado en la azotea de un edificio de la Colonia Roma. Describes muy bien cada imagen y cada apreciación estética, social y cultural que llega a tu mente. Te imaginé perfectamente. Ahora... me queda una duda. Al final de la nota hablas de una Navidad en la que tu mamá estaba en cama y mencionas que ya nunca la volverás a ver. ¿Por qué?

Entiendo que estuviste en México estudiando algo de Periodismo y que extrañabas Tijuana. A mi me pasa igual. No he tenido que andar en microbuses o en metros para llegar a mi oficina y vivo en Polanco, pero igual extraño a mi ciudad, a mis amigos y a mi gente. ¿Era por eso que notabas cierta nostalgia en las frases de mi anterior correo? ¿Te estrabas proyectando en mis vivencias? Tú estabas el 24 de diciembre del 2005 en México. ¿Cuando te regresaste a Tijuana? Yo llegué acá el 15 de enero del 2006. ¿Me pasaste la estafeta, acaso? Llegó la hora de entrar a mi junta.

Saludos

Checo Brown dijo...

Juan carlos, antes que anda un saludo, leo con atención tu columna. Es
aire
fresco, dentro del ZETA. Te envío una serie de videos que he estado
editando
junto con mi morra.

Saludos, y estamos en contacto.

http://www.youtube.com/browncheco

Víctor B. dijo...

Hola Juan Carlos:

Un saludo y una felicitación por tu columna Pan y Zirco, donde señalas todas las corruptelas e inutilidad de los diversos funcionarios públicos que por llevar agua a su molino, buscando la forma de enriquecerse rápidamente, practican la corrupción y abusan del poder que le da su investidura, olvidándose que su misión en velar por el bien de la comunidad.

En este e-mail, te paso 2 chismes que me contaron, creo deben ser comentados por ir en contra de los intereses de la comunidad.

El primero es del del flamante y veleta director del IMAC, que dentro del antiguo Palacio Municipal, aceptó la instalación de una oficina del Registro Civil y otra de Recaudación de Rentas, ante la protesta general de artistas e intelectuales, ya que en dicho espacio sería ubicado un centro cultural.

El segundo es que en la pasada clausura del festival de aniversario del CECUT --según comentarios resultó muy "chafa"--, su mediocre directora recibió el abucheo de su vida por su pésima administración. Lo bueno es que está señora va de salida con el cambio de administración federal y se dice que el puesto lo ocupará el Lic. Virgilio Muñoz Perez, a cuya esposa la Lic. Josefina Alberich García "despidió" la directora de "marras".

Te seguiré pasando tips según vayan comentándomelos, porque considero valen la pena comentar.

Hasta pronto.