28.9.07

Pan y Circo
Juan Carlos Domínguez
*
Los homenajes del CECUT son sui géneris. Los homenajeados, “de chile, de dulce y de manteca”. En el marco del 25 Aniversario del Centro Cultural Tijuana, la institución ha entregado reconocimientos, por ejemplo, al escritor capitalino Mauricio Bares, que fuera de personajes locales como a Salvador Ricalde, Octavio Castellanos, Colectivo Yonkear, y otros, que lo tienen como “gurú”, no sé de qué tan fuerte ha determinado o influido en la historia del CECUT, ya no digamos en la de Tijuana. Y conste, no es desacreditar la iniciativa del organismo encabezado por Tere Vicencio. Otros reconocimientos eran de esperarse, como el de Carlos Monsiváis, que si bien ha pisado en CECUT chorrocientas veces, también ha tenido presencias memorables. Por otro lado, también me referiré a los aciertos, como en el caso de la Señora Irma Larroque, gerente de Relaciones Públicas, que muy centrada en su papel y desde su búnker, ha sido pieza fundamental de la historia de esa institución. Repito, hay de reconocimientos a reconocimientos, no se trata de darlos a diestra y siniestra, porque si de eso se trata, yo podría pasarles una lista como de 200 nominados.

¡Y dale con los mutualistas! Se siguen dando golpes bajos y acuden a los periodistas para hacerles el trabajo sucio. Es lo común. Hasta me han citado funcionarios de primer nivel para revalidar (con excesiva documentación) lo que alguna vez ya publiqué aquí y hasta mostrar su indignación por la forma tan cínica de defender lo indefendible. Pero es lo típico en todas las instituciones o gremios, se acerca un funcionario u artista y “pégale a mi jefe, vale pa’ pura… está haciendo esto y esto… Pero no digas que yo te dije”. Y ahí vamos, a darle a la nota. Luego, acusados y acusadores aparecen en público, muy juntitos y sonrientes, hablando de proyectos en conjunto, los que antes se ponen zancadillas. Caray, los políticos no tienen remedio, ni en la cultura ni en ningún campo.
?
La sensación del momento, obvio, es “Gaviota”. Durante todo el fin de semana estuve oyendo en todas partes la gran noticia: que ya sería el final de la telenovela “Destilando Amor” (titulo que la gente desplazó por el nombre de la protagonista). La expectativa del desenlace lo mismo la oí entre unos taqueros pueblerinos en la “5 y 10”, entre colegas profesionistas, amas de casa haciendo fila en el supermercado, unas adolescentes, y hasta con el maestro de ceremonias que intentaba emocionar a los asistentes a la fiesta privada del Grito de Independencia en Palacio Municipal. Por azares del tedio, en esas ocasiones que cambias y cambias de canales, creo que unas tres veces en mi vida me topé con fragmentos de “Gaviota”. Todas las veces la mujer estaba en un país y el hombre en otro, ella lo añoraba, y él enloquecía, cada quién por su lado. Se encontraban y ella lo desconocía, “yo de usted ni me acuerdo”; u otras ocasiones él la plantaba. Supongo que la historia era atractiva. Ahora, en una casual visita de domingo a amistades ordinarias tuve la fortuna de ver algo del final. Hasta entonces caí en la cuenta que lo que apasionó al público fue la originalidad de la historia. “Gaviota” está en Londres, hasta allá la alcanza Eduardo Yánez (ignoro cómo se llama su personaje), ella lo rechaza y lo desconoce, él se regresa muy dolido de Londres a Tequila, Jalisco; ella entonces descubre toda una serie de revelaciones y se lanza a perseguir a su galán; en una kermés de feria duran tres o cuatro horas en encontrase, cuando lo hacen él monta un toro que a los 10 segundos lo tumba y lo deja inconsciente, “Gaviota” lo encuentra al borde de la muerte, llora mucho, él despierta sonriente, por fin se unen, y a la vez todo el reparto de la telenovela va armando su parejita, huele a boda, a muchas bodas, en efecto, los protagonistas se casan, tienen hijos y viven felices. Lo dicho, la originalidad siempre impacta a los televidentes todos.

2 comentarios:

L. Garzón dijo...

BUEN CIRCO PARA NO PERDER EL PAN DE MOLDE!!!

Daniel Thoma dijo...

como el de Carlos Monsiváis, que si bien ha pisado en CECUT chorrocientas veces"

ay caray hombre como magnifico eres para manejar las palabras

chorrocientas????

je je je je je que fantastico y chistoso mexicano eres

realmente es un gran placer conocerte y leer tus columnas

gracias por enviarmelas

Daniel



tijuanagringo.com