7.5.08

Pan y Circo
Juan Carlos Domínguez
+
Luego por qué los matan. Una disquera transnacional anuncia jubilosa el lanzamiento de un nuevo disco de su grupo Montéz de Durango. “Vida mafiosa” se titula el álbum y se prevén altas ventas ya nomás por el puro nombre. Dice el boletín enviado a los medios que se trata de un disco conceptual, de colección por su valioso contenido y arreglos musicales. Otras canciones incluidas son: “El General”, “Mi último contrabando”, “La imagen de Malverde”, “Está de parranda el Jefe”, “El cajoncito” y “La Hummer de Culiacán”. ¡Ya dan ganas de oírlo!

Ya se le cuecen las habas al público por ver la película basada en Sergio Gómez, vocalista de K-Paz de la Sierra que fuera asesinado por el hampa. “El grupero, la muerte de un cantante” es el escalofriante título que le puso su director, Francisco Joel Mendoza, que en una actitud muy heroica ha llevado a buen término la conclusión del filme pese a las protestas de familiares y ex compañeros del artista, que desde ya desacreditan el guión y lo que se cuenta en él, pero no aclaran qué es lo que les incomoda tanto. 40 personas hicieron el casting para encontrar al protagonista lo más parecido posible al malogrado cantante (¿sería muy difícil encontrar en nuestro país a tipos con rasgos como los de Sergio Gómez?). En unos días se estrena la cinta que, en una de ésas, como sucede con las películas mexicanas, nos trae el orgullo de ganarse algunos premios en festivales internacionales.

Adiós al pasito duranguense, porque pronto será desplazado —dicen los genios del marketing musical— por un nuevo ritmo: la Kumbia Xtrema (escrito así). Se trata de cumbias, ahora que han revivido y es hasta “cool” (por ahí andan algunos djs tijuanenses enloquecidos con lo que antes les resultaba muy naco), y supongo que con pasos atrevidos. Las disqueras ya andan bien aplicados contratando a cumbieros. Vanessa Alfaro y Dimension 48 son algunos de los intérpretes que pronto conquistarán las pistas de baile.

Bájense los chones… Bájense los chones… es una canción que ahora promociona El Chico Elizalde —los Elizalde se han reproducido como conejos a raíz del asesinato de Valentín—, y no es un tema obsceno como pudiera pensarse. Es un juego de palabras en referencia a Don “Concepción” y Don “Encarnación”, personajes de la canción; “los chones”. Eso sí es ingenio, buen ingenio del mexicano.

Una noche de loquera… me sudaban las orejas… es la letra con que inicia El Corrido del Narco Ovni. Les digo, para ocurrencias ni quién nos gane. La canción, que tiene video en dibujos animados (con buena calidad) narra cómo unos extraterrestres secuestran a un narquillo, pero éste termina volviendo adictos las marcianitos, los convierte en sus clientes, y luego hasta distribuidores. Un “cártel” extendido por todo el sistema solar. Ya nomás eso nos falta.

Un cumpleaños inolvidable tuvo una niña tijuanense. Lo platica: “Mis juguetes se quemaron… la casa… y el pastel…”. Es vecina del policía que intentaron asesinar el fin de semana pasado en el Fraccionamiento Mariano Matamoros, adonde llegó un comando disparando a diestra y siniestra. Pocos pequeños podrán presumir de una fiesta tan original y emocionante. Las imágenes de televisión mostraban un “brincolín” chamuscado. Y a dos que tres seguramente ya se les está ocurriendo escribir un corrido de la historia, a ritmo de pasito duranguense.

2 comentarios:

Alberto Ribas dijo...

Saludos, Juan Carlos. Tenía curiosidad por saber si has publicado algún libro o escribes regularmente en alguna revista de Tijuana.

Soy profesor en la estatal de California en San Marcos y estoy interesado en profundizar en literatura de la línea.

Angela dijo...

Hola acabo de ver el corrido del narco ovni, que descubri gracias a tu articulo, definitivamente la sociedad cada vez vamos mas en decadencia!!!! semejante pen"%/=&($ hecha cancion!!!