3.6.08


COW PARADE TIJUANA 2008
+
Las VaCas MáS CuiDaDas

Durante dos meses, setenta vacas andarán vagando y luchando por su sobrevivencia en las calles de Tijuana.

A nuestra frontera llegó la exposición de arte urbano “CowParade Lala”, que arrancara en 1998 en Zurich, Suiza, pasando por urbes como Nueva York, Tokio, Buenos Aires o Madrid. En 2005 estuvo en la Ciudad de México, en 2006 en Guadalajara; y es nuestra ciudad la tercera en el país en recibir este ganado vacuno.

Hace dos meses se lanzó la convocatoria para artistas locales y público en general, para que pintaran y aplicarán su creatividad en vacas de fibra de vidrio de tamaño natural utilizadas como lienzos. Se recibieron 200 propuestas y fueron seleccionadas 20, para igual número de vacas que se sumarán a las 50 provenientes de otras ciudades.

El grupo lechero Lala busca con esto impulsar y difundir el arte y la cultura, así como la convivencia familiar, por lo que, a través de un jurado conformado por funcionarios de cultura locales, fueron muy meticulosos en elegir las temáticas de las obras. Nada de temas feos, sino todo lo contrario. Es decir, una muestra de vacas “lights”, descremadas y deslactosadas.

Para muchos de los artistas exponentes el desencanto empezó desde la preselección. A la artista Silvia Galindo, que presentó la obra “Vaca con chaleco antibalas”, le dijeron “déjalo en ‘Vaca con chaleco’, nada más”. Dicen que al fotógrafo Alfonso Lorenzana le rechazaron su “Vaca voladora”, que se trataba de un ejemplar brincando la línea fronteriza. A otro no le aceptaron la “Vaca encobijada”. Por su parte el artista Antonio Escalante desistió de elaborar la “Vaca ‘paradita’, que consistía en una ternera parada en dos patas y tejiendo, haciendo alusión a la chicas que se prostituyen en la Zona Norte.

Además, aún sin estrenarse la exposición, algunas vacas ya habían sido víctimas del vandalismo y la agresión de los tijuanenses. El fin de semana una jovencita que andaba de juerga en la Avenida Revolución se montó encima de una rumiante y la dañó; hasta aprehendida por la policía fue. Se habla de otra escultura graffiteada, y otra res más ubicada sobre Paseo de los Héroes, a la que le pintaron órganos sexuales y pelos.

Entre un reducido grupo de personas, invitadas especiales; y una afluencia regular de gente del pueblo separada por rejas metálicas, frente al centro comercial Plaza Río, fue inaugurado este martes el “CowParade Tijuana 2008”. Jesús Viveros, gerente de Relaciones Públicas del Grupo Lala, en un discurso leído, resaltó las bondades del proyecto y el altruismo de la empresa que representa, ya que las vacas pintadas serán subastadas y el dinero que se obtenga será donado al DIF.

Los maestro de ceremonias —conductores juveniles de Televisa local— aparte de presentar cada una de las obras y a los artistas, en todo momento se esforzaron por entusiasmar a un público poco efusivo, y por reivindicar a nuestra ciudad: “Señores de los medios, no nada más hay que resaltar lo malo”. Trataban de infundir orgullo: “Tijuana es una de las diez ciudades más creativas”.

Fueron presentando vaca por vaca, con comentarios al margen para cada una de ellas, primero de forma pausada, y cuando el tiempo apremiaba, de forma acelerada, provocando el corredero de aquí para allá de los reporteros. Los temas recurrentes con los que los artistas “vistieron” sus obras fueron la línea fronteriza, nuestros edificios históricos, los burros pintados de la Avenida Revolución, los taxis rojos.

El ganado vacuno será distribuido para su contemplación en sitios como el Centro Cultural Tijuana, el Palacio de la Cultura, la Avenida Revolución, el Aeropuerto, Paseo de los Héroes, el Malecón de Playas de Tijuana, el Parque México y el Ayuntamiento de Tijuana, a la intemperie, por lo que los animadores del evento suplicaron “Por favor, ayúdennos a cuidar las vacas”. Mas el artista Antonio Escalante se quejaba con ZETA de la incongruencia: “Los mismos organizadores son los primeros en dañarlas, estuve dos meses cuidando a mi vaca de la brisa, la lluvia y la tierra, y ellos me la ‘madrearon’ al traerla del estudio a la bodega. Con ganas de no ir al evento, que será muy hollywoodense. Susana Mateos, coordinadora de logística, pues como que no tiene mucha lógica; ahora estoy reparando el daño que ellos mismos hicieron”.

Y el discurso de los maestro de ceremonias era recurrente y animoso: “¡Miren, estamos en la calle de Tijuana! ¡Estamos haciendo a Tijuana nuestra! ¡Esto merece un aplauso!”.

Se presentó la “Guayina”, la vaca de Julio Ángeles Labra, emulando a los tradicionales taxis rojos. A “Mis Tijuana”, de Antonio Escalante, res pintada a rayas y con la Torre de Aguacaliente como sombrero. Joly Lacarra —que el conductor Leonardo Sánchez al no estar familiarizado con los artistas, presentó como La Carra Joly—, dueña de una galería “nice” en la Chapultepec, presentó una vaca tapizada de dólares. “El Laberinto”, fue la obra supuestamente elaborada por un niño de 5 años, Diego Trujillo. Melissa Arreola se fue por el lugar común, “La Vaca Zebra”. Cuando presentaron la obra de Silvia Galindo, “La Vaca con chaleco”, la animadora del evento expresó: “La intriga es: ¿qué tipo de chaleco usa?”, pero el mismo era muy “mono”, de colores, nada que ver con la idea original que tenía la artista. César Borja, Dalí y Néstor, llevaron la “Vaca Bombera”. Manolo Escutia hizo lo propio con “Indocumentada”. José Pastor nos presentó “La Duda”, una vaca con dos cabezas. Eduardo Herrera bautizó su creación como la “Vaca Pollera”.

Cuando el Presidente Municipal Jorge Ramos tomó la palabra, otra vez la frase que se ha convertido en el lugar común al agradecer a Lala: “Gracias por tomar nuestras calles”. Exclamó el panista: “Esto es lo que somos los tijuanenses: Gente de bien”. “¡Ay, cabrón!, creí que eran balazos”, expresó una dama cuando de repente estallaron unos cuetes —poquitos— atrás del estrado. Ramos exhortó: “Hay que correr la voz de que en Tijuana se hacen cosas agradables”.

Luego se invitó a la gente a disfrutar de la verbena, y a escuchar las canciones de Los Tenientes de Tijuana. Se regalaron unas cuantas rebanadas de pastel y se vendieron tacos y alcohol. Por un momento aquello pareció un convite popular al estilo de los del ex alcalde Jorge Hank. Mientras tanto el actual Presidente Municipal se dio tiempo de pasar con cada uno de los artistas y sus respectivas vacas para tomarse la foto y comentar y preguntarles cualquier cosa. Durante el recorrido, una mujer aprovechó para acercarse al munícipe y solicitarle una audiencia, la quejosa refirió el asunto de su esposo asesinado, el mandatario la remitió con uno de sus asistentes.

Jorge Ramos Hernández anunció a los medios que durante el tiempo que dure la exposición se montará un operativo especial de monitoreo para cuidar que las vacas no sean víctimas de la violencia.

Eso sí, serán las vacas más cuidadas.
+
* JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ

3 comentarios:

AM. dijo...

Ji Ji Ji Ji y mas
ji
esto es lo mas curado que has escrito los ultimos meses que bueno que te le escapaste a la melancolia y a la milonga un rato
la verdad tienes un modito muy audaz de escribir/pensar ji ji ji

ora si de verdad lei las opiniones de un payaso

tu segundo apellido no es Boll ?

besos afectuositos
aver cuando vamos a Rosaro Pues!?

Anónimo dijo...

no me invitaste a la verbena

Anónimo dijo...

Interesante articulo y que basica pero con suerte la cuata arreola ya me imagino en el curriculo cowparade lala tijuana