28.4.11







BAJO INVESTIGACIÓN FIDEICOMISO “MI CRÉDITO”


DESTAPAN CORRUPTELA




Juan Carlos Domínguez

En el Fideicomiso “Mi Crédito” el pleito entre la titular del área y una empleada de esa oficina, pone en evidencia los presuntos malos manejos de recursos o tráfico de influencias con los préstamos que otorga ese programa dependiente de la Secretaría de Desarrollo Económico en el XX Ayuntamiento.
Mientras la ahora ex empleada Juana Antonia Martínez Ramos acusa de difamación y agresiones verbales a Mercedes Erdmann Baltazar, directora del Fideicomiso “Mi Crédito, la funcionaria acusa a Martínez de extorsión. Las quejas y querellas en ambos casos ya fueron a dar a Sindicatura del Gobierno Municipal y hasta al Ministerio Público del Fuero Común.
Juana Antonia Martínez fue despedida del Fideicomiso “Mi Crédito” en el que estaba en calidad de prestadora de servicios externa, sin base pero con la promesa de obtener la plaza, según refiere. Al no tenerla se le finiquitó, aunque Mercedes Erdmann refiere que la mencionada le exigía la plaza o 50 mil pesos a cambio, por lo que mejor optaron por liquidarla –aunque la Ley no lo exigía- con 27 mil 900 pesos. El caso es que en el dilema laboral terminó por involucrarse el marido de la empleada, mismo que en su decir y denuncia refiere agresión física ordenada por Erdmann, mientras esta asegura que la quisieron extorsionar.
En medio del zafarrancho, Martínez desvela corrupción y favoritismo en la asignación de recursos a particulares a través del Fideicomiso “Mi Crédito”.

• Pleito laboral y personal

Juana Antonia Martínez ingresó en diciembre de 2010 al Fideicomiso “Mi Crédito” invitada por su titular Mercedes Erdmann, la promesa era que en enero de 2011 la darían de alta. Refiere que la colocarían en el puesto de Verificación y cobranza pero terminó en Recepción. Pero pasaban los meses y no le formalizaban el cargo. Hasta el 31 de marzo no cobró sueldo. En cambio acusa que le cobraban “derecho de piso”, es decir, Erdmann le endosaba cheques que le mandaba cambiar, le exigía el efectivo por la cantidad rotulada, y le daba una cantidad menor, “si les conviene, si no ya saben…”, les respondía Erdmann. Cuando vio que la directora dio de alta a 10 personas y a ella no, fue cuando explotó y acudió a Oficialía Mayor a preguntar sobre su caso. Eso derramó el vaso de agua.
Erdmann, afirma la afectada, le infirió sobre los motivos de que se ausentó de la oficina un buen rato: “¿Qué hacías allá?... ¿De casualidad no fuiste a preguntar por tu alta?... Vete a trabajar con Milton y que él te de la alta porque yo no te voy a dar nada, ¿quieres que te dé el alta de abogada?, ¿no verdad?, ¿de contadora?... ¿de informática?”, el caso es que Martínez se queja que la funcionaria la insultó, la ofendió con groserías, la humilló, se burló y terminó por correrla.
Encorajinada ya la ex empleada no solamente presentó una denuncia ante Sindicatura, sino que destapó todos los hechos de los que fue testigo dentro del departamento y que le indignaban.
Narra Juana Antonia Martínez que hasta el 29 de marzo de 2011, fecha en que simbólicamente el actual Ayuntamiento entregó los primeros créditos otorgados, se habían recibido 320 expedientes, algunos completos otros incompletos. Cuenta que los expedientes recibidos se archivaban por separado, en una gaveta especial los de los “recomendados” por los funcionarios, y otra para “gente normal”. Si llegaba un de una persona conocida la directora Erdmann indicaba: “Este va a pasar”.
Habían quedado como 70 expedientes pendientes de la administración pasada, panista, y a esos de plano la titular del Fideicomiso indicó “Esos no los vamos a meter para nada, has de cuenta que están muertos”.
Finalmente se hicieron entrega de 60 créditos para la creación o ampliación de micro empresas, de los cuales asegura la empleada 10 fueron para personas discapacitadas, y el resto, 50, para puros recomendados. “No se vale, mucha gente no ocupa el dinero”.
Incluso a dos personas que ya les habían aprobado su crédito, se los cancelaron; a Erick Bernal Trejo y Francisco Javier Villalobos, todo por una exigencia de la regidora Miriam Ayón que reclamó la prestación para sus recomendados: “No metiste a ninguno de mi gente”. Y Erdmann la agarró contra su empleada: “Voy a cancelar cinco créditos otorgados, son 250 mil pesos tirados a la basura que se los voy a dar a gente que `ni al caso´”.
Otra acusación que hace Juana Antonia Martínez contra la directora Mercedes Erdmann es el pago parcial que le hacía a través de cheques endosados a su nombre, pero cuyo efectivo debería ser regresado a la directora, para ella regresarles sólo una parte. Por ejemplo, si le endosaba a Juana Antonia Martínez un cheque por 2 mil pesos, mandaba a ésta a cambiarlo, le pedía el dinero y le daba como pago sólo 500. Y ni siquiera era con una periodicidad “si de vez en cuando”. Acusa Martínez que Erdmann le hacía eso a todos los empleados. Los cheques eran cobrables en el banco Banamex sucursal Aguacaliente, a cargo de la cuenta de cheques 02847540527 del “Fondo de Apoyo al Empleo. Produc. De Tijuana Mi Credito”.
También Juana Antonia Martínez aseveró a ZETA que la directora Mercedes Erdmann tomaba dinero del fondo para gatos de índole personal, como compras de medicinas, adquisición de material escolar para la escuela privada de la que es propietaria Erdmann, y hasta en una ocasión el pago de mil dólares para la atención médica de una hija de la directora.
Por ello la ex empleada la denunció ante Sindicatura y el Ministerio Público para que la investiguen respecto a esos manejos de los que acusa es encubierta por la estructura gubernamental la funcionaria. Pero la cosa no terminó ahí, el conflicto laboral iniciado por Juana terminó en pleito personal con el involucramiento de su esposo Rodrigo Alberto Choza Lupercio en contra de funcionarios del Ayuntamiento.
Choza Lupercio se metió a la “lucha” de su mujer por obtener la plaza, y en ese sentido se acercaron a él los licenciados Carlos Rafael Flores Esquerro y Gilberto Velázquez, abogados del Fideicomiso “MI Crédito” para negociar una liquidación para la empleada Juana Martínez con la condición de que ya no hicieran “más ruido” con el caso. De forma inusual la empleada Martínez y su esposo fueron citados en el estacionamiento del centro comercial Plaza Río, donde aseveran los denunciantes les tendieron “un cuatro”. Le entregaban a la mujer una liquidación, que según los abogados “engordaron” lo más que pudieron”, por la cantidad de 27 mil 900 pesos, en efectivo y billetes de 200 pesos en un sobre blanco. Estaban en eso cuando fueron abordados por ocho elementos se seguridad pública vestidos de civil, los aprehendieron, y al esposo lo golpearon y encerraron en una panel blanca propiedad del XX Ayuntamiento.
Fueron llevados al Ministerio Público acusados por Mercedes Erdmann pro el delito de extorsión. Finalmente el juez en turno, Alberto Garibaldi, que desestimó las acusaciones de la directora del Fideicomiso “Mi Crédito”, y estableció que no podía consignar por extorsión cuando se trataba de una liquidación en forma.
Al día siguiente, 7 de abril, Rodrigo Alberto Choza Lupercio presentó una denuncia en el Ministerio Público por lesiones y abuso de autoridad contra quien resulte responsable, la funcionaria; la misma denuncia la presentó ante Sindicatura del Ayuntamiento y ante la Procuraduría de los Derechos Humanos de Baja California, presentando constancia de lesiones que tardan más de 15 días en sanar firmada por el médico legista Roberto Heredia Flores.

• Erdmann: “No tengo necesidad de robarle a nadie”

Estoy con la renuncia en la mano”, expresa Mercedes Erdmann, directora del Fideicomiso “Mi Crédito” para dejar en claro que no tienen necesidades económicas, ni del cargo que ostenta, para valerse de él mediante las transas que le adjudican: “No necesito robarle a nadie”.
Afirma que todo lo dicho por su ex empleada Juana Antonia Jiménez es mentira y se lo adjudica a su ignorancia respecto a la normatividad con la que opera esa dependencia: “No sabe nada, no tiene ni idea”.
Relata Erdmann que la invitó a trabajar en la dependencia en diciembre y casi casi por mera solidaridad ante la necesidad económica que advirtió en la señora Juana, a pesar de la nula preparación académica de aquella. Pero pensó en ella para que recorriera la ciudad para cobrarles a los beneficiarios de créditos, pues se tiene una cartera vencida de 9 millones de pesos. Pero eso sí, le advirtió que no había “plaza” asegurada hasta enero de 2011.
Empezaron los problemas, continúa dando su versión ante ZETA Erdmann, cuando Juan Antonia Martínez empezó a tomarse atribuciones que no le correspondían, como intervenir en la integración de expedientes, e incluso crearles falsas expectativas a muchos ciudadanos que acudieron a solicitar crédito. Le llamó la atención por eso, por inmiscuirse en expedientes que contiene información altamente confidencial “no porque guarden secretos”, dice, sino porque trae datos privados de la situación socio económica de los solicitantes.
En la versión de Mercedes Erdmann la bomba explotó cuando la afectada y su esposo la insultaron en los pasillos y delante de toda la gente, y le echaron encima a un ciudadano que exigía una solución a un trámite: “Un señor gordo gritando que ya le habían ofrecido un crédito y luego se lo quitaron…”. Mentadas de madre y amenazas como “la voy a chingar”, fue la chingar, fue las que recibió al directora Mercedes Erdmann de parte del Rodrigo Alberto Choza Lupercio, “aquí va tronar la bomba y muy grande”, además le espetó.
En resumen refiere la directora del Fideicomiso “Mi Crédito” que la empleada Juana Antonia Jiménez y su esposo la querían chantajear a cambio de una plaza “o 50 mil pesos o me iban a chingar”. Por ello, temerosa ante las amenazas recurrió a la fuerza pública, y también a una demanda penal por amenazas y daños patrimoniales. Y advierte: “Yo también voy a acudir a Derechos Humanos”.
Respecto a los malos manejos de recursos de los que la acusa la empleada Juana Antonia Jiménez, Mercedes Erdmann dice que la mujer puede decir lo que quiera, el problema es que lo pruebe: “Que ella lo suponga, está en su libertad”. Manifiesta que el personal como Juana Antonia no tiene acceso a ningún expediente, que los procedimientos están totalmente blindados y reglamentados. De hecho, solamente dos personas, tienen acceso a los expedientes, una de ellas Mercedes Erdmann. Dice que cada expediente se revisa a conciencia por parte de una mesa técnica compuesta por varios funcionarios del Ayuntamiento.
Respecto a las acusaciones de la empleada respecto al “cuatro” que le tendieron, asegura que miente, pues describe cada rubro y prestación que le otorgó en su liquidación, además que asegura que el procedimiento lo hicieron dentro de Palacio Municipal y no en la calle, donde la acusadora aceptó y firmó su liquidación. Que todo lo demás que dice Juan Antonio Jiménez es mentira porque “es víctima de la manipulación de su esposo” Rodrigo Alberto Choza Lupercio que, de paso, revela, siempre se ostentó con un nombre falso, el de “Fernando Estrada”.

• Créditos de “buena fe”

La Mesa Técnica del Fideicomiso “Mi Crédito” la integran el Secretario de Gobierno de Gobierno, Roberto Alcides Beltrones; la Síndico Procuradora, Yolanda Enríquez; el regidor por el PRI, David Ruvalcaba; y el regidor por el PAN, Ricardo Franco.
Su función prácticamente es la de dar el “visto bueno” nada más, de acuerdo a la normatividad. No la revisan minuciosamente, es más, la revisan prácticamente aleatoriamente, además de que no les hacen llegar la totalidad de los expedientes en solicitud, sino que todos aquellos que ya fueron previamente seleccionados por la directora del Fideicomiso “MI Crédito”, Mercedes Erdmann.
A decir de Ricardo Franco, regidor de oposición, y uno de los miembros de la mesa técnica que valida las solicitudes, el principal aspecto que revisan es que el ciudadano solicitante del crédito tenga un aval, una propiedad, para que se responsabilice de pagar el adeudo.
En la pasada entrega simbólica de “Mi Crédito” se habían recibido 320 créditos de los cuales finalmente se autorizaron 60, son los mismos que le hicieron llegar a la Mesa Técnica, y el diagnóstico no es tan severo: “Nos basamos en la buena intención, la buena fe”, expresa Franco.
También aclara que no se entrega dinero en efectivo, sino que se gira un cheque al proveedor de los insumos que requiere en el pequeño comerciante, de acuerdo al proyecto que les entrega el solicitante. Referente a aquellos ciudadanos, que por obvias razones no tengan propiedades que demuestren solvencia, Franco dice que optan por darle una cantidad, aunque mínima, pero que le sea de ayuda. Los apoyos van de 10 mil a 50 mil pesos.
En la anterior selección a la mesa técnica les llegaron 60 expedientes, cada miembro de la misma tomó aproximadamente 10, “escogiendo de aquí y allá”, describe Franco, todos los créditos los aprobaron. Finalmente la Mesa Técnica que determina la factibilidad del otorgamiento de un crédito es un “segundo filtro”; la decisión primera la tiene la directora del Fideicomiso.

• Graves acusaciones

Las denuncias contra Mercedes Erdmann, directora del Fideicomiso “MI Crédito” está bajo investigación en Sindicatura del XX Ayuntamiento. Se consideran graves, a decir de la sindico procuradora Yolanda Enríquez, quien aclara: “Graves no quiere decir que estemos diciendo que el funcionario actuó mal, sino en el sentido de lo que está diciendo la señora (acusadora)”.
Ratifica Enríquez las acusaciones sobre maltrato, falta de pago y la detención de la que fueron objeto Juana Martínez y su esposo, por parte de la funcionaria. La denuncia ciudadana cuando no estriba mucha seriedad queda a nivel de Sindicatura social, algunos casos pasan a Asuntos Internos, y cuando ameritan atención inmediata, como en este caso, van directo a Responsabilidades. La próxima semana serán citados los denunciantes, así como otros empleados como testigos, y en base a las pruebas que aporte y la ratificación de la queja, será citada Mercedes Erdmann. Si resulta culpable se le aplicará una sanción administrativa, aunque también el reglamento establece que de existir daño patrimonial se turna al Ministerio Público.
En cuanto al favoritismo para otorgar los créditos que denuncia la ex empleada Juana Antonia Jiménez, Yolanda Enríquez, que forma parte de la Mesa Técnica del Fideicomiso, aclara que ella no los analiza directamente sino que tiene a un comisionado para ello, Manuel Gutiérrez, pero que de cualquier forma como tales no tienen voto, sólo voz. También afirma que en Sindicatura no está interpuesta una denuncia por favoritismo en la aprobación de créditos.
En lo que toca a los pagos parciales –menores a lo consignado en los cheques- que Mercedes Erdmann le endosaba a Martínez, manifiesta: “Ese es el tema grave, por eso nosotros citamos inmediatamente”.
Aunque adelante que el Fideicomiso “Mi Crédito” como paramunicipal que es, es autónoma en el sentido legal y administrativo, que maneja sus propios recursos, y como tal pueden contratar a su criterio al personal que consideren, hacerlo por medio de nómina o por honorarios. Tienen a esa Sindicatura como órgano fiscalizador por lo que ante las denuncias expuestas, ahora se está investigando cómo están sustentados esos cheques y de qué partida vienen; asimismo se revisan los expedientes, que estén completos, que cumplan con los requisitos establecidos, y que estén en las partidas correctas. Revisarán que se cumpla con el catalogo que rige la normatividad, “es hasta donde la ley nos faculta”, advierte Enríquez.
En cuanto a las diligencias de ZETA para ahondar más en los procedimientos y las partidas del Fideicomiso “MI Crédito”, el secretario de Finanzas, Rufo Ibarra; y el Oficial Mayor, Oscar Sanabria; esquivaron sus explicaciones a este semanario.

6 comentarios:

UniradioInforma dijo...

MI SALIDA.- La que salió ayer noche por la puerta trasera, fue la ahora es directora de MI CRÉDITO, MERCEDES ERDMANN, lo que en esta columna comentábamos anteriormente parece ser que ya se gestó, el día de ayer las fuerzas del Olimpo municipal le mandaron hablar y le dijeron que recogiera sus tiliches y se fuera, y de inmediato NOMBRARON al LIC. ENRIQUE FISHER quien se encontraba en el área de Fomento Industrial. ¿NO QUE NO?

Boletín Oficial dijo...

CAMBIA TITULAR DE “MI CRÉDITO”

EN LA SEDETI DEL 20 AYUNTAMIENTO





•Entra José Enrique Fisher Lizárraga, actualmente director de Fomento Industrial de la Secretaría de Desarrollo Económico


B- 463



Tijuana, BC, 29 de abril de 2011.- En reunión sostenida con la Junta de Gobierno de la Secretaría de Desarrollo Económico, por convenir a sus intereses personales, Mercedes Erdmann Baltazar, quien fungía como directora del Fideicomiso Mi Crédito, presentó su renuncia al cargo y esta posición será ocupada por José Enrique Fisher Lizárraga, actualmente director de Fomento Industrial en esa dependencia.



Luego de rendir un informe detallado de las acciones y programas del Fideicomiso Mi Crédito ante integrantes de la Mesa Técnica del Fondo de Apoyo a Jóvenes Emprendedores y del Comité Técnico de Distribución de Recursos del Fondo de Apoyo al Empleo Productivo, mismo que fue aprobado en sesiones ordinarias, Erdmann Baltazar decidió separarse del cargo que ostentó desde el inicio de la actual administración municipal, haciendo entrega por escrito de su renuncia.



A nombre del presidente municipal, Carlos Bustamante Anchondo, el secretario de Desarrollo Económico, Miguel Velasco Bustamante, hizo un reconocimiento a la ex funcionaria por la tarea desarrollada al frente de esa dependencia.



Fue el alcalde Bustamante Anchondo quien propuso ante los integrantes de ambos organismos, el nombramiento de José Enrique Fisher Lizárraga para asumir la Dirección de Mi Crédito, mismo que fue aprobado.



Actualmente director de Fomento Industrial de la Sedeti, Fisher Lizárraga es licenciado en Derecho y cuenta con una amplia experiencia y conocimiento de la dinámica del sector industrial. Será este próximo lunes cuando el funcionario tome protesta en la nueva responsabilidad que se le ha conferido.

Mercedes Erdmann Baltazar dijo...

http://erdmann0.blogspot.mx/

Anónimo dijo...

La sra Erdman la conozco personalmente y es una persona con mala actitud hacia el trato con las personas, una mujer bastante desagradable.

Anónimo dijo...

la hija de puta nos debe dinero a mas de 10 maestros en su escuela "Sor Juana Ines de la Cruz", alguien debe parar a esta vil rata

Anónimo dijo...

TRATA MAL A LOS ALUMNOS, NOS HUMILLA Y PIENSA QUE SOMOS UNOS INÚTILES BUENOS PARA NADA BAGOS, CUANDO EN REALIDAD SÓLO SOMOS ASÍ PORQUE LO TIENE MERECIDO, QUIEN SEA DENUNCIE, POR FAVOR, NO TIENE CASO GASTAR DINERO POR UNA MALA EDUCACIÓN, POR FAVOR, TOMEN EL VALOR DE ENFRENTARLA Y HACER JUSTICIA!!!!