25.5.07

Pan y Circo
Juan Carlos Domínguez

El teatro es buena escuela. Ahí está Diego Luna que ha logrado sobresalir grandemente en la actuación. Claro, con un mucho de buena suerte porque tampoco es el gran histrión. Sin embargo, ha dejado claro que no se conforma nada más con el glamour que le provee la fama. Paralelo a su carrera como actor cinematográfico ha emprendido otros proyectos –de la mano de Gael García Bernal-, como la productora independiente Canana, la gira de documentales Ambulante, y su primer película como director, “J.C. Chávez”.
*
Pero cayó en la enajenación Diego Luna. Se le nota. De entrada, él mismo lo confesó: si ahora quiso dirigir es que ya estaba un tanto harto de actuar para distintas películas en las que simplemente es un “contratado”. El desencanto pues. Durante la rueda de prensa que el domingo pasado dio en Tijuana para promocionar su filme, el fotógrafo de un diario local me comentaba que batalló mucho para captar una imagen donde Diego Luna se pareciera a Diego Luna. Cierto, en todas las imágenes del actor que se han visto por estos días en los periódicos (y viéndolo de cerca personalmente), no solamente se nota el cansancio y la extrema delgadez del artista, sino las marcas de una vejez prematura, y el aspecto y la mirada de quien por un buen rato no se ha “bajado” del ajetreo del show bussines y sus bondades.
*
El sentido crítico y su postura desenfadada, no obstante, son las características que mantiene Luna y que hacen que se le pueda medir con otro rasero a la hora de incrustarlo dentro del actual panorama del espectáculo. A propósito de su documental, que gracias al arrastre de su nombre (como firma registrada) podrá ser visto por la nueva generación (aunque no conozcan a J.C. Chávez), Diego pronunció una sentencia que se aplica muy bien a los actuales públicos, y a la actitud de estos ante la vida en general: “La juventud ahora es como una población flotante: No sabe a dónde ir”.
*
El teatro tijuanense... uf… qué bonito! Pues déjenme decirles que yo lo desacredito sin ningún empacho. Es muy malo en general. Y no me digan que yo soy un aguafiestas porque para denostarse entre ellos solitos se bastan. El teatro regional sigue siendo muy domestico y oportunista. Sobreviven los teatreros impartiendo talleres (con que tal desfachatez cuando muchos distan de una cabal preparación), contando cuentos, montando obras escolares que les asegure “la venta” cautiva”, promoviéndose entre ellos en columnas o con seudo críticos, y en fin. No se necesita más que ver el título de algunas de las obras actualmente en cartelera, para darse cuenta que sus hacedores se van por lo facilote, tienen poca ambición de innovar: “Cazador de gringos”, “Aguacaliente: La Magia de una leyenda”, “Un sueño para vivir” (historia de niñas que quieren ser modelos). Pero qué se puede esperar, si hasta nuestra gloria regional, y casi nacional (fue el primer mexicano en ganar el Premio Tirso de Molina), Hugo Salcedo, cayó en el más descarado oportunismo, al montar, hace años, nada más y nada menos que “Selena: La Reina del Tex Mex”. Ese es nuestro teatro. Salvo honrosas excepciones, que, por desgracia, a veces no están en los foros de rigor.
*
Teatro lamentable el del espectáculo diario, que pone de evidencia nuestra carencia de auténticos ídolos. Ejemplo: Los periódicos locales han seguido a pie puntillas los preparativos del “magno” concierto de Alejandro Fernández. Día a día nos dicen la cantidad de boletos que van vendidos (algunos hasta de 2, 500 pesos), la cantidad de personas que meterán: 15 mil, dicen que será un espectáculo como se ve en Viña del Mar, Madrid o Buenos Aires; aquí, en el Estado Calimax. 200 elementos de seguridad privada cuidarán al heredero de Vicente Fernández. Y el Gobierno del Estado le asignará a 50 agentes ministeriales, que al cabo ahorita Tijuana no necesita de tanta seguridad en sus calles ¿cierto?

5 comentarios:

Julieta Cortés dijo...

Hola están chidas tus crònicas y tu blog bien "loco" tu personaje del payaso ruin es muy bueno.
saludos
desde la otra caòtica cd.

h Yepez dijo...

Supongamos: tienes la razon, JC.

Respecto a lo que escribes.

Mi pregunta (como amigo que soy de ti): por que te preocupa el "mundo" del estrellato, "los otros", el espectaculo, el cine, el arte, por que seguir pendiente de algo fuera de ti? acaso no te gusta lo que hay alla dentro? preguntas radicales, lo se.

H Yepez dijo...

Vuelve a tu ironia, cabron jajaja, ya no seas tan moralista-televisa. A lo mejor te encabrona que te diga, pero la neta se extraña al JC mas ironico y menos, mucho menos, moralista-gossip.

Sopas tropas!

Payaso Ruin dijo...

Qué onda,

Oye, pues resulta que trabajo en un medio de comunicación, y precisamente la caracteristica principal dé los medios es estar al pendiente de todo, además por eso misterios de la vida mi columna está en la sección de espectáculos, y de hecho escribo poco de ello y más de politica (di que me dejan, y no me exigen puro espectáculo. Acepto que caemos en la enajenación los periodistas, pero en cualquier profesión se cae en lo mismo (acuérdate lo que conversamos de profesores con muchas horas de trabajo)

Jaja, tu pregunta puede ser radical, pero certera, sobre "no te gusta lo que hay allá dentro?", evidetemente esos dilemas no entran en mi profesión (aplauso que el Diego Luna fume o se meta lo que quiera, a mi me encanta la mota por ejemplo, y así me voy...), ´pero creo que sí los canalizo por los aspectos literarios (que lamentablemente uno va dejando de lado, ante el trabajo práctico)

Saludo y gracias por los comentaarios.

Diario estúpido de alguien insignificante dijo...

Actualízalo ya Payaso Ruin, no seas fodongo jeje.