3.4.07

Pan y Circo
Juan Carlos Domínguez

Talentos tijuanenses de exportación ya tenemos varios. Héctor Jiménez es un actor de acá que logró sorprender a muchos, y a enorgullecerse a otros, tras sus apariciones en las películas “Voces inocentes” y “Nacho libre”. “Una loca película épica” (“The Epic Movie”) es la peor película que he visto en los últimos años. Insufrible. De los mismos realizadores de “Scary Movie”, pero ésta rayando en lo insoportable de los “gags”, la parodia, la escatología y el humor más estúpido que pueda existir. Aparte de una miserable producción (en términos técnicos), ya no digamos creativos. Ahí aparece Héctor Jiménez como “Mr. Tumnus”, una especie de cavernícola con síndrome de down o algo por el estilo. Da pena ajena. Supongo que por esa actuación el tijuanense ha de haber cobrado 200 dólares. Pero pues no todos pueden ser en Hollywood una Salma Hayek o un Antonio Banderas.
*
La Tijuana desaliñada, caótica y maloliente se convirtió en una serie de imágenes altamente estéticas, en una colección de cuadros, que aparte de la buena factura tienen una armonía entre sí que pocos artistas locales logran; a través de la muestra plástica “Casas rodantes y otras historias”, del artista Alejandro Zacarías, que se expone en la Galería La Caja, ubicada frente al Hipódromo –y donde por cierto se reservan el derecho de admisión, sobre todo con los personajes de la cultura que nomás van al cóctel cuando lo que anhelan los galeristas es que lleguen compradores-. Zacarías, que ya tenía la colección lista cuando se destruyó en un incendio, por lo que tuvo que elaborarla de nuevo, hace una propuesta plástica a partir de objetos de uso y desecho tan comunes en nuestro entorno. Pero no cae en el lugar común de lo facilote, como muchos otros. Nada que ver con trabajos como aquel, por ejemplo, donde una artista apiló decenas de platos de cartón sucios, para dar testimonio –supongo- de que la taquiza estuvo tan rica que resultó todo un arte.
*
Un político que sepa de arte y cultura debe ser agradable. Al revés, un culturoso metido a político, puede resultar divertido, y diferente, sobre todo. Carmen García Montaño desde hace más una década se ha dedicado a la promoción e impartición de cursos y diplomados de arte y cultura de forma independiente; además de tener a varios artistas en la familia. Ahora nos sorprende lanzándose como candidata, ya no digamos para la alcaldía de Tijuana, sino para la gubernatura de Baja California por el Partido Alternativa (lástima que éste tenga tan pocas posibilidades). García Montaño marcó su estilo y perfil en uno de sus actos políticos. Para denunciar la violencia imperante en la entidad, presentó una especie de performance, con actores que escenificaron a un encobijado, un ahorcado y una mujer violada. Más aún, y para llamar más la atención de los medios, la promotora cultural ahora aspirante a gobernadora se pronunció a favor de la despenalización de marihuana. Podría pensarme que su postura es propia de la que conoce de cerca el ambiente artístico y bohemio, mas dio datos duros: 300 mil adictos a la droga existen en el estado, y el 70 por ciento de los crímenes los cometen ese tipo de personas. García Montaño, igualmente a los que pudieran ver con no muy buenos ojos su propuesta, prácticamente les respondió: “No se hagan… cualquier muchacho consigue la droga saliendo de su casa o de la escuela…”. Si ya nos ha tocado de todo, ¿qué tal probar con una gobernadora que rompa con el esquema? Por lo menos no sería tan aburrido como escuchar a Patricia Mercado.

2 comentarios:

Marco Antonio de la Fuente Díaz dijo...

oye que gacho te expresaste de el compatriota parece envidia tuya como diciendo que tu pudiste haber hecho un papel mejor el amigo actor de tijuana héctor jiménez me da risa son lo verlo esta feo con ganas eso es bueno si el quiere seguir actuando en peliculas de comedia y el la ultima pelicula que lo sitas no es un cavernicola
con sindrome de down, sino un fauno parodiando a la pelicula las cronicas de narnia y si no te gusto la pelicula esta bien pero sigo diciendo que gacho fuiste con el comediante.

Payaso Ruin dijo...

Pues sí a lo mejor me expresó gacho, pero no por envidia, eso no aplica en el periodismo, además yo no soy actor, no aspiro a tener las oportunidades como las de él en Hollywwod. Si ves el resto de mis columnas, notarás que ese es sello de la misma, el sarcasmo, el aspecto negativo de la noticia, la ironía, en fin. Yo no tengo absolutamente nada personal contra Héctor, al contrario, me da gusto y halago a aquellos tijuanenses que se animan a salir y no se conforman con ser "los chingones del rancho". Pero te digo ese es el tono de la columna, si quieres, el aspecto negativo del arte, la cultura, el espectaculo, la politica, y todo en general. De notitas "rosas" están llenas todos los períodicos, así que hay para mucho escoger, a mí me dan mucha gureva leerlas, más gueva me daría escribirlas. Este es mi estilo, y no soy reportero de sociales, de esos que describen a "la bella y encantadora quinceañera..." cuando se trata de una gorda, fea y prieta...